PRUEBA

http://s2.favim.com/orig/36/girl-hair-Favim.com-291548.gif

18 nov. 2011

Ciertamente, ya no sé lo que siento...
No, no puedo controlar lo que pienso
Antes solo existías tú, ahora mi mente se debate entre intervalos de indepencia hacia tu persona.
Ah... ¡Sí! Recuerdo esas pequeñas conversaciones que mantuvimos, aunque cortas intensas, recuerdo esos grandes ojos fijos en mí que no podían si menos titubear.
Tu mirada siempre anhelante de mi ser y la mía, aparentemente indiferente ahora se desboca si consigue concordar con tus ojos. Pero no, ya no.
Quizás la culpa fue mía, quizás de los dos, quizás... nadie tuvo la culpa, quizás el destino lo quiso así.
Pensé por un momento que todas mis esperanzas no eran en vano, que quizás tú correspondías este amor loco e ilógico que siento hacia ti, sin embargo no logro encajar esa nueva actitud que has adoptado.
No logro entender, por que cuando los acontecimientos parecían adquirir una nueva dirección, pronunciaste esa palabra cortante cual filo congelado de una espada de hielo.
Sí, lo recuerdo...
"Muérete" dijiste, y yo...

Yo deseé morirme en aquel instante y sé que una parte de mí murió en aquel verde y soleado parque que se apartaba del mundo dando paso la más absoluta desolación.
De esto hace ya una semana, una semana interminable, dolorosa, cubierta por la indolencia de tus ojos que se abstienen a los míos. Y mientras las horas pasan yo sufro, sufro por saber que se acabó y se acabó antes de empezar.

Pero... espera, aun conservo esperanzas. ¿Falsas? Quién sabe. Por el momento solo sé que mi maltrecho corazón se resigna a perderte sin haber dado lo mejor de si.
Ya veremos que pasa, yo seguiré caminando con destino a tus ojos perdidos.